Sobre el texto "Andinos y Tropicales"

Sobre el texto “Andinos y Tropicales” de Raúl Romero podemos señalar datos interesantes que se mencionan a lo largo de los capítulos que lo componen. Es pertinente señalar también que en estos capítulos se hace un recuento histórico de los movimientos musicales más representativos del Perú de la mano con los movimientos sociales producidos a partir de la segunda mitad del siglo XX.

El autor parte mencionando en el capítulo, “El huayno rural y la industria cultural: como lo local se convirtió en nacional”, a la década de 1950 como el inicio de una industria musical representativa del peruano migrante. La constitución de barriadas en la periferia de las principales ciudades costeñas, principalmente Lima es el contexto para esto. Romero expone en el texto que a partir de esta década surgen diversos intérpretes musicales de música andina. Surge el llamado huayno comercial. Esta expresión artística es un intento de los migrantes por mantener la identidad local que han dejado atrás en búsqueda de una mejor atención en las ciudades de la costa. Otro de los datos que señala el autor es la aparición de un mercado que consumía esta música, el cual en su mayoría estuvo compuesto, como señalamos líneas atrás, por nuevos limeños. La temática de las canciones registradas durante esta década era de carácter eminentemente folclórico, pero también se indica que los intérpretes cantaban a la hazaña y la nostalgia de partir de la provincia.
“El mercado del huayno creció rápidamente en diferentes direcciones y se diversifico adaptándose a diversos grupos generacionales, orígenes regionales y gustos musicales.” (p. 20)
En el capítulo: “El advenimiento de la cumbia en la música popular peruana” indica que años más adelante en la década de 1960 y 1970 hay una fuerte influencia de la cumbia tropical proveniente del país vecino, Colombia. “Tal como las rancheras mexicanas y el tango argentino, la cumbia colombiana paso a ser rápidamente un producto cultural exportable e invadió mercados extranjeros y las ondas de radio internacionales” (Wade, 2000: 174) (p. 21) Esta influencia vino del lado de la amazonia y es a partir de ese momento que surge en el Perú un movimiento impulsor de la cumbia. Representantes de la cumbia peruana de esa época son los grupos Los Destellos y Los Mirlos. La temática de las canciones de este periodo está relacionada al ámbito de la amazonia. Sin embargo, los ritmos fueron calando en otros estratos de la sociedad migrante limeña. Es interesante ver la experiencia de estos grupos y sus líderes ya que según los testimonios vemos como hay una búsqueda de identidad propia tratando de romper con sus antecesores: “La experiencia personal de Enrique Delgado refleja un importante cambio cultural y generacional. En vez de seguir los patrones tradicionales, prefirió experimentar con la cumbia urbana, popular y ‘moderna’” (p. 25)
“La cumbia encuentra al huayno: música chicha en los años ochenta” La década de 1980 está marcada por la unión de lo folclórico proveniente de los andes y lo tropical determinado por la cumbia. Es en este punto que surge un hibrido: la huayno-tropical o chicha. Las características de esta fusión son la incorporación de instrumentos como la guitarra eléctrica sintetizadores, y la percusión tropical. Sin embargo, manteniendo la temática de las letras de muchos huaynos tradicionales. Un ejemplo interesante se presenta con el grupo Los Shapis y más adelante con el cantante Chacalón. Este género musical es representativo del éxito de las barriadas en Lima. El término chicha es interesante y a este se hace alusión en el texto de Romero. Se plantea la siguiente afirmación “la música chicha era vista despectivamente y todavía se considera un fenómeno subterráneo y marginal (aunque bullicioso). Pero su éxito era obvio.” (p. 31) Es en esta época marcada ya por el desborde popular, la aparición del terrorismo en la capital y la crisis económica surgen diversos espacios para esta expresión cultural. Los antiguos coliseos donde las primeras generaciones de migrantes atendían a escuchar música folclórica cambiaron a carpas y locales apostados sobre la carretera central durante esta época.
“La cultura tecno y el auge de la nueva clase media” a partir de la década del noventa aparecen, como parte del progreso, diversos elementos provenientes de la cultura internacional. El rubro de la música no quedo al margen de esta influencia de la globalización y es a partir de este momento que surge un nuevo género musical denominado: tecnocumbia. Es pertinente señalar también que los movimientos musicales antes mencionados no se suprimen unos a otros, se da la convivencia entre todos. Sin embargo, el autor señala lo siguiente: “A principios de los años noventa, las ventas de la música chicha empezaron a bajar. La excitación experimentada durante más de una década comenzó a moderarse.” (p. 35) Dentro de este contexto marcado por la aparición de nuevas expresiones musicales se presentan características de este basado en intérpretes como Rossy War, Eskandalo y Euforia: La desandinizacion, la sensualidad, la globalización y la masividad mediática.
Sobre ese último punto mencionado es pertinente mencionar como la música vernácula o popular paso de tener un circuito alternativo de consumo a tener presencia nacional a través de los medios de comunicación como la televisión y la radio.

Finalmente, el texto plantea la pregunta ¿cultura local o masiva? A partir de esa pregunta el autor busca señalar si la influencia internacional ha determinado el carácter de la tecnocumbia como una mala copia de los originales o una verdadera expresión de la búsqueda de identidad del peruano en un contexto global.

Como un punto aparte es interesante mencionar los locales donde se llevan a cabo estos conciertos de música vernácula la carretera central se consolida como un eje muy importante dentro de la ciudad de Lima. Distritos como Ate Vitarte y Lurigancho-Chosica tienen características interesantes respecto a esto. En el caso de Ate podemos ver que sobre la carretera central hay locales donde predomina la música del genero chicha o cumbia peruana. Por otro lado, en el caso del distrito de Lurigancho-Chosica hay un apego a las raíces folclóricas ya que se respeta más la tradición del huayno. La naturaleza de los locales pues es diferente ya que los que encontramos del lado de Ate son del tipo discoteca, mientras que en el lado de Lurigancho-Chosica son clubs campestres o como se le conocen: “restaurantes turísticos”

Texto:
ROMERO, Raúl – Andinos y Tropicales: La cumbia peruana en la ciudad global. Instituto de Etnomusicología PUCP. Lima. 2007

Anuncios