Articles

Jarana

In Universidad on 6 de noviembre de 2010 by alcasber25 Etiquetado: , , , , , ,

La obra de teatro Jarana se presento durante la primera mitad del año 2010 y esta es una breve reseña que realice para el curo de Apreciación de Arte Moderno en la universidad.

Síntesis de la obra:

La historia de la obra, se desarrolla durante los preparativos para la celebración del aniversario de bodas de los patriarcas de la familia Arosemena en Barrios Altos, Cercado de Lima. Y es durante los preparativos que se presentan todos los miembros de la familia. El escenario donde se desarrollan los hechos es la azotea de la casa.

Personajes:

El Tata (Ismael Contreras) Es el patriarca de la familia. Un verdadero criollo. Tiene a su cargo la crianza de su nieta Dayana. A través de sus relatos mezcla con gran soltura la nostalgia de un mundo criollo que va desapareciendo ante una Lima que mira hacia fuera y algunas anécdotas de sus años anteriores siempre con toques de picardía. Este es el personaje principal y es el que da el toque de comedia a la obra, pero también es el que encierra mayor misterio. Se podría decir que El Tata es un personaje tan rico como lo es el criollismo.

Alicia (Ebelin Ortiz) Es la hija menor. Se ve forzada a emigrar del país en busca de un futuro mejor ya que no encontraba las oportunidades siendo una madre tan joven. Deja al cuidado de sus padres a su hija Dayana. Vuelve a casa de sorpresa para la celebración del cumpleaños del patriarca de la familia. Durante ese regreso se da un encuentro con su hija quien influenciada por su abuelo ve con malos ojos la vida que su mama lleva en Miami.

Dayana (Danna Ben Haim) La menor de la familia. Vive con sus abuelos debido a que su madre decidió emigrar a los Estados Unidos para poder sobrevivir. Es gran admiradora del Tata. Lo sigue a todas partes y es fiel oyente de todos sus relatos.  Tiene un gran resentimiento con su madre, pero a la vez la quiere. Esto debido a que esta forzada a vivir en un mundo dividido. Por un lado los recuerdos e historias que le cuenta el Tata, marcadas siempre de un marcado amor por el Perú. Y por el otro lado, las bondades que tendría si fuera a vivir con su madre a Miami.

Escenario:

La escenografilla ha sido inspirada por la obra del artista plástico Enrique Polanco. Su obra esta inspirada en la Lima urbana contemporánea. Sin embargo, no es la Lima gris sino una interpretación mas libre de esta, ya que la representa con colores intensos. El director, Carlos Tolentino y un equipo conformado por Coco Luyo, Giovanna Frassinelli y Janice Marusichan han conseguido una adaptación perfecta. Logran que nos sintamos dentro de uno de sus cuadros ya que todos los detalles de la obra del artista plástico están presentes en escena. Por cierto, es muy acertada la breve exposición de algunos cuadros del artista en el hall del teatro ya que nos aproxima a la idea. Un detalle sumamente importante para el desarrollo de la obra es que el escenario es el soporte para todos los eventos que trascurren a lo largo del desarrollo de la historia. Brinda distintos niveles y lugares para que las acciones no se desarrollen en un solo plano y que le permita al espectador ir más allá del espacio reducido del escenario. Desde una opinión personal la integración del escenario con el diseño del teatro es fundamental, ya que los balcones del mezanine se confunden como un balcón más de uno de esos techos dentro de la escenografía, haciendo que el espectador se sienta parte de la obra. La decoración del mismo es otro detalle a resaltar, ya que nos envuelve en un entorno de celebración con elementos que van apareciendo y son esenciales para una jarana criolla, como lo son: las luces de colores, las mesas plegables de madera, las infaltables cajas de cerveza, entre otros. La escenografía es totalmente adecuada para el desarrollo de la historia ya que se enmarca dentro del contexto de la misma.

Iluminación:

La iluminación del escenario está muy bien lograda, también a cargo de Carlos Tolentino. Confirma una vez más el alto nivel técnico de producción de la obra. Aprovecha al máximo las bondades técnicas del Teatro Británico. Los juegos de luces son notables ya que cambian totalmente el aspecto del escenario. Le dan toques más oscuros cuando es necesario y refuerzan los colores intensos de este. También gracias a los efectos conseguidos con la iluminación del escenario se logra dar mayor volumen y profundidad a los elementos puestos en escena.

Sonido y música:

Cuenta con una producción musical muy elaborada a cargo de Susana Roca Rey. Quien ha sabido plantear los números musicales a los largo de la historia. Las piezas musicales provienen del genero criollo popular de la costa. Donde encontraremos las piezas de autores como: Raúl Valdivia y Luis Alberto Núñez. La presencia de estas piezas musicales es esencial para la obra, es su columna vertebral porque es a través de su contenido que las historias narradas por los personajes principales se van desarrollando. Como en cualquier buena jarana criolla la música no puede ser de otra forma que en vivo por eso cuenta con conjunto de interpretes que se unen a la historia entonando las diversas canciones criollas. Se recogen   distintos géneros que caracterizan a la tradición costeña entre estos podemos encontrar la marinera norteña, la marinera limeña, valses, el tondero y la polka. Las ejecuciones instrumentales estuvieron a cargo de un  reconocido elenco musical bajo la dirección de Willy Terry, quien se desempeña también como primera guitarra. Por otro lado considero pertinente mencionar a algunos de los miembros de este elenco musical. Por ejemplo a la señora Lucy Avilés quien entonaba con gran melancolía algunas de las canciones y transmitía el sentimiento de la escena que veíamos. Asimismo a Eduardo “Papeo” Aban quien dentro del elenco musical daba la nota cómica y a través de sus frases transmitía un ambiente de celebración. El momento cúspide para los músicos es llegado casi el final de la historia, cuando inicia realmente la jarana. Es en este momento que los intérpretes interactúan y se mezclan con los actores e inicia la celebración que incluso llega a involucrar al publico.

Un caso aparte son los bailarines. Quienes a través de sus movimientos nos muestran algo que se ha perdido en las generaciones más jóvenes, la valoración por bailes como la marinera. El baile que más logrado estuvo fue el tondero ya que tuvo movimientos con mucha gracia y elegancia. Los dos bailarines principales: Fiorella Lombardi y Harold Cano nos atraen en cada giro y en cada desplazamiento. Los bailes criollos han sido revalorados para la puesta en escena de esta obra. Ya que no es habitual ver a bailarines de marinera sobre escenarios de teatro. Esto es uno de los puntos más fuertes para la estética de la obra, puesto que la expresión de cada uno transmite la fuerza que tiene ese baile. Características esenciales como los movimientos de los pies desnudos y los acercamientos que tienen permiten que el publico se emocione con cada uno de los bailes.

Vestimenta:

La vestimenta a cargo de Sandra Serrano y María Lucía Carrillo no destaca por ser muy elaborada. Mas bien destaca por lo adecuada que es para cada personaje. Refuerza cada uno de los estereotipos. A lo largo de la obra solo hay un cambio de prendas para los personajes y es cuando llega el momento de la celebración. Al igual que la escenografía, no desentona con el contexto en el que se desarrollan los hechos.

Un detalle importante es la vestimenta de la bailarina Fiorella Lombardi, quien si tiene numerosos cambios de vestidos. Dentro de todos el que destaca es un hermoso traje diseñado para que se luzca durante la ejecución de bailes como la marinera y el tondero. Ya que refuerza cada uno de sus movimientos. La falda que lleva parece flotar e hipnotiza al espectador.

Apreciación final:

La obra Jarana es una obra musical de primer nivel donde actores y músicos consagrados interactúan para trasportarnos al mundo del criollismo. Si bien esta orientada a la comedia, esta es opacada por las grandes interpretaciones de piezas de la música criolla. Es un obra compleja que no tiene una estructura usual. El inicio de la misma es sumamente fuerte, nos muestra al patriarca de la familia caído sobre su andador ante la mirada atónita de los familiares que ya lo dan por muerto. A lo largo de los dos actos somos testigos de una escena cotidiana de una familia costeña. Donde las costumbre criollas son las que hacen de la obra una verdadera representación de la realidad.

La intención de la obra es reivindicar la dignidad de ese mundo criollo de jaranas a través de revalorar su música y sus costumbres, pero también busca saber que es lo que esconde el criollismo atrás de las letras de sus canciones, cuales son los verdaderos sentimientos de personas como el Tata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: